Google+ Followers

sábado, 20 de abril de 2013

Tarta "El Principito" “Cuando el misterio es demasiado impresionante, es imposible desobedecer.”



  ¡¡Buuueeenas!! Antes de presentar un montón de cositas que he hecho, que imagino, que os gustarán mucho, quiero presentaros una tarta que me ha encantado hacer: "El Principito" De éste cuento me gusta todo, tiene unas ilustraciones muy bonitas, que reflejan un cuento que siempre me ha encantado. Así que cuando una amiga me dijo que le gustaría regalar, para una boda, una tarta basada en el cuento, porque a la novia también le apasiona esta obra de  Antoine de Saint-Exupéry, me encantó la idea y me puse manos a la obra.

  ¡¡Taaa Chaaaan!!

 


  El bizcocho de dentro es un brownie un tanto especial, pues modifiqué un tanto la receta que suelo hacer siempre, contando con que la tarta iba a tener un peso considerable con el asteroide, el muñeco del principito, etc. Por lo que no se debería llamar brownie, pues tiene ingredientes que no tiene el brownie, y le faltan otros, diferente cocción, pero bueno, como la que escribe el blog soy yo, lo bautizaré con el nombre de Brownie Mousse de Chocolate, por su cremosidad, ale, ya está :)

  Os detallo la receta de este Brownie Mousse de Chocolate:

  Ingredientes:

  4 huevos XL (Siempre uso estos huevos, pues los compro en una tienda que los traen directos de una granja, y son super grandes, algunos de dos yemas, jeje, y muy buenos y frescos) ; 250 gr. mantequilla; 230 gr. de azúcar glass; 185 gr. de harina de repostería; 1 sobre levadura tipo Royal; 60 gr. Cacao sin azúcar (Usé Valor); 1 cucharadita de esencia de vainilla disuelta en medio vasito de leche desnatada.

  Batimos mantequilla y el azúcar glass hasta que la mezcla sea homogénea. Añadimos los huevos uno a uno. Incorporamos la harina, cucharada a cucharada, previamente tamizada, junto con la levadura y el cacao, sin dejar de batir, pero bajando la velocidad, o si se desea, que es lo que yo hice, paramos la batidora, y añadimos la harina, muy poco a poco con movimientos envolventes, para que la mezcla no se baje, parece una mousse, es impresionante. Y ya por último añadimos la leche mezclada con la esencia de vainilla.

  Incorporamos la mezcla al molde que vayamos a utilizar, yo usé uno redondo de 25 cm. Y al horno, previamente precalentado a 180 º.

  No recuerdo el tiempo exacto que lo tuve, hasta que saqué el palillo limpio, ya sabéis, pero vamos, muy importante, no abrir el horno los primeros 25 - 30 min. Imagino que lo dejaría unos 40 min. Ya vais viendo queridos expertos reposteros... Jejejeje...

  Dejamos enfriar el bizcocho sobre la rejilla, los primeros 15 minutos en el mismo molde, y después desmoldamos, cuando ya está frío, o al menos templado, y dejamos enfriar del todo.

  De relleno, además de bañarlo en el almíbar básico de agua, vainilla y azúcar, que ya he explicado en otras entradas. Lo rellené de mermelada de fresa casera, ya pondré la receta, y de dulce de leche, cubierto también de dulce de leche. Mmmmmm....

  El "asteroide" lo hice yo para que fuera comestible, con mantequilla, nubes de azúcar, y arroz inflado. Había pensado hacerlo "falso" con una bola de poliespan, que ahora venden en muchas tiendas para hacer manualidades, pero decidí a última hora esto porque me acordé que lo vi en Internet en una ocasión, en un blog que me encanta, y seguí los pasos al pie de la letra, os dejo el enlace http://www.azucarconamor.es/2012/06/bola-de-nubes-y-arroz-inflado-para.html
 
  Os dejo la receta de todos modos:

  Deshacemos la mantequilla (35 gr. usé yo) a fuego muuuy lento, incorporamos las nubes de azúcar (110 gr) Yo usé unas de fresa de una bolsa que compré en el super. Cuando está listo éste paso incorporamos el arroz inflado (Yo añadí 80 gr. de unos cereales que tengo en casa para el desayuno de mi hijo, que es arroz inflado con miel) removemos y una vez que podamos manipularla, ¡sin quemarnos! la manejamos, y en nuestras manos le vamos dando forma de bola. Yo no tuve muy en cuenta lo del calor, y tengo una pequeña quemadura en la mano, en fin, sin importancia...

  Si queréis que quede una bola perfecta, sin imperfecciones, podéis ir cubriéndola, una vez fría, con fondant, hasta dejarla lisita, antes de cubrirla completamente con fondant. Yo no lo hice, pues no me importaba que quedaran como pequeños agujeritos, pues quería simular algo parecido a cráteres, jejee... Así que la cubrí con fondant gris, tal cual, y ya lo decoré haciéndole dibujos para simular lo que pretendía que pareciera...

 

 
 
  Aquí os dejo una foto de la tarta ya acabada (Sin la rosa aún) y poniendo los detalles finales, tan importantes para que la tarta quede casi, casi ¡¡perfecta!!


 
 
 
 
   La tarta la cubrí de azul, para que fuera el cielo, y lo decoré con estrellitas de varios tamaños, y nubes. 

    El asteroide, como tenía un peso considerable, y encima iba a llevar el muñeco también, lo preparé para que su peso no destrozara el bizcocho, le clavé cinco palitos de los que uso para los cakepops, separaditos, para que se distribuyera el peso, lo clavé en la tarta y puse por debajo, con pegamento comestible, mini nubecitas blancas, y alrededor de las mismas, nubes de fondant, para así, parecer que estaba flotando en el espacio... A mi me gusta mucho como quedó... ¿Y a vosotros?

  El muñeco lo hice con pasta de goma de azúcar, Satin Ice, a excepción de algunas partes del cuerpo, que las hice con fondant teñido y mezclado con un poco de Tylo Powder, para poder modelar mejor, y que seque antes. Por mucho nombre raro que veáis, todo, todo, todo, es comestible, aunque me daría mucha pena que se comieran a mi muñequito rubito tan rico :(

  El borde de la tarta también lo decoré con mini nubecitas blancas de azúcar, así queda más original que con la típica cenefa que se suele utilizar para estos casos, y además, quería conseguir que pareciera un cielo total...

  La base de la tarta, parte importante para que el resultado final sea increíble, estaba forrado de goma eva azulón, y rodeado de un lazo azul con topitos blancos que me encantaaaa... El fondant de la tarta intenté que tuviera el mismo azul, así que fui añadiendo, poquito a poco el tinte, hasta conseguirlo...

  Como veis, estas tartas no es sólo hacer un bizcocho, cubrirlo de fondant y ale, es muuucho mas, es una obra de arte, para mi, en la que puedes expresar toda tu creatividad, imaginación e ilusión.

  Disfruto con ello, pero ha sido agotador, muuuucho trabajo, pues el muñeco lo hice dos días antes, y en principio quería hacer al principito con capa, lo hice, y al final cambié de opinión e hice este otro pues me fijé que en el cuento, el niño siempre sale con el pantaloncito y la camiseta verde, y su bufandita, qué majo es... Así que tengo de recuerdo el otro muñequito de la capa azul y roja... Jijiji...

 

  ¿Más fotitos? Ahí va otra, antes de poner la rosa también...

 


  Y hasta aquí mi tarta de uno de mis cuentos preferidos: El Principito.

 
 

 

  Y de despedida, "creo" que mi frase preferida del cuento:

 
 
 
 
    Espero que os haya gustado.

    Muuuacks, RequeteMuaaacksss!!

    Siempre dulce cocinillas :)

2 comentarios:

  1. ¡Que buena idea! ¡Me encanta! Y ese bizcocho-mousse tiene que estar riquísimo. Seguro que todo el mundo te quedó con la boca abierta cuando la vio.

    ResponderEliminar
  2. Jeje... Muuuchas gracias bonita.

    Los que hacemos éstas tartas sabemos lo importante que es el reconocimiento de otras personas, pues es mucho el esfuerzo y dedicación.

    Muacks!

    Ruth. Siempre dulce Cocinillas.

    ResponderEliminar