Google+ Followers

sábado, 29 de junio de 2013

Tarta Dora, la exploradora.



  ¡Buenas!

  Os presento una tarta muy bonita, con unos personajes entrañables.

  ¡Dora la exploradora!




  Esta tarta me la encargaron Sonso y su chico, para la sobrina de él. Y, según me contaron, le gustó mucho. ¡Cuánto me alegro!

  Unos días antes de hacer la tarta empecé a hacer los personajes, para que se fueran secando, y no estar pillada a última hora, que iba a tener jaleo, pues tenía que tener esta tarta, y la de "Hora de aventuras" de mi hijo Alberto, para el mismo día.

  Pero, planificándose bien, no hay mayor problema, me dio tiempo a todo...  :)

  Es buena idea modelar los personajes días antes, pues es lo que más entretiene.

  Os enseño los muñequitos que hice, a Dora, por supuesto, que fue la primera que hice, y de la que estoy contenta con el resultado final, pues no le falta detalle, parece una muñequita de verdad, y bueno, lo es, pero de azúcar. Jejeje...

  Para modelarla me fijé de un tutorial que vi en internet de modelado de figuritas de porcelana, me sirvió de gran ayuda, porque, aunque yo lo haga con fondant y polvo de tilosa, las ideas siempre valen.

  Las zapatillitas llevan velcros, la suela rosa, como la de verdad, y los calcetines amarillos el bordado, que lo hice con un cortador de flor, y marcándolo con una esteca.

  Cada pieza la iba dejando secar por separado. Después hice las piernecillas, el short, la camiseta y sus bracitos, la mochila, paso a paso.

  La cara es lo que más me costó, y es que es mucho más fácil modelar a un animalito, y no a un personaje, en azúcar, y que se parezca al de los dibujos. Pero bueno, al final, y después de varios retoques lo conseguí.

  Después de Dora hice a Botas, el monito amigo de la niña, del que estoy muy orgullosa del resultado, pues me quedó bastante bien, jeje, aunque quede mal que lo diga yo... Jejeje...

  Swiper, el zorro ladrón de la serie, jeje, que lo hice con su pañuelo de ladronzuelo, y riéndose, jeje...

  Y por su puesto no podía faltar el mapa, las estrellitas, y la mochila de Dora.




 
  La mini tarta que le hice me encanta, es de chocolate, con una gruesa capa de fresa en medio, y por encima lleva muchas fresitas, que las hice una por una, y es que me encanta modelar cosas diminutas, ¡¡son tan ricas!! ¿Qué os parecen las figuritas? ¿Me quedaron bien? Jejeje...

  También le hice un globo en forma de tres, los años que cumplía la niña, con un cordoncito, como si hubiera salido volando...

 


  No me digas qué monada la mini tarta, con su velita de verdad en medio, y en lo alto de su expositor se ve aún más bonita...

  La tarta está cubierta de fondant verde, simulando una pradera, en la que hice un mini lago con patitos, al que se llega por un caminito de piedras de chocolate.

  Le hice muchos árboles, de diferentes formas y colores, con muuuchas flores y mariposas. Y por su puesto un maravilloso, alegre, y colorido arcoíris...

 


 
 
   El bizcocho de la tarta era un Genovés de chocolate blanco, empapado de almíbar de vainilla,  relleno de mermelada de arándonos y frambuesas casera, la primera capa, y con un segundo relleno de ganache de chocolate. La cobertura era también de ganache de chocolate con leche.
 
  Las recetas las he puesto ya varias veces en el blog, así que podéis consultarlas. Os dejo un enlace donde explico paso a paso la receta del bizcocho genovés de chocolate blanco.
 
  Es un bizcocho que me gusta mucho hacerlo, y suele agradar a todo el mundo, chocolatero, o no.
 
  Os pongo unas cuantas fotos más para que veáis la tarta desde diferentes ángulos.
 
 


 





 
 
   Ya sabéis que me gusta forrar la base de la tarta, en este caso de un verde muy llamativo, que rodeé con cinta verde también, y al que, a modo de decorado, le puse una mini valla verde de madera. Creo que queda muy original, ¿No?
 
 
 
 
  Y ya aquí envuelta en celofán de topitos blancos, lista para llevar. Se aprecia el nombre de la "cumpleañera" que se me ocurrió ponerlo a última hora en la base de la tarta. Así queda más personalizada...
 
 

 
 
  Y ya me voy a despedir hasta después de unos días de vacaciones, en los que me voy a  descansar, y a disfrutar de la playa y de la familia.
 
  No quiero dejar de dedicar esta entrada a Sonsoles y a Aurelio, su chico, que me encanta y me cae fenomenal, además de por ser buena persona, divertido y simpático, porque noto que mi amiga Sonsoles, cuando está con el, es ella misma, y eso es muy importante, sobre todo, porque restar algo de personalidad a mi queridísima amiga debería estar penado, jaja, pues no he visto un carácter tan atractivo en la vida. ¡Jajaja!
 
  Estas parejas, que se permiten su propio espacio, y que se llevan tan bien suelen funcionar. ¡Ojalá! Os deseo lo mejor, de verdad. ¡Muacks para los dos!
 
  Y a vosotros, queridos lectores, solo me queda desearos un feliz verano, tengáis o no vacaciones, mejor si las tenéis, está claro, pero si no, intentar ser, aunque sea, un poquito felices, que con la que está cayendo no es tarea fácil.
 
  ¡Muuuuacks! y ¡requetemuuuacks!
 
  Siempre dulce cocinillas...
 
 


Galletas para unas maravillosas profesoras.


  ¡Y no es peloteo, oiga! ¡Jajaja!

  Ya os enseñé, en entradas anteriores, las galletas que le hice a mi niño de Angry Birds, para que repartiera entre los compis de su clase.

  A la profe no le iba a hacer la misma, y como ya, en otra ocasión hice una galleta de una profesora, que me gustó como quedó, pensé que estaría bien hacer alguna del mismo estilo. Una para la profe de Alberto, y otra, para la de Eloy, que también fue la tutora de Alberto los dos años anteriores.

  La verdad es que no tengo palabras para expresar la admiración que siento por esta profesión, por la paciencia que tienen que tener, pero sobre todo, valoro muchísimo la labor docente, pues es una profesión con una gran responsabilidad, algo que va más allá de trasmitir conocimientos.

  Me parece una labor muy bonita, pero seguramente el profesor a veces note que es un tanto ingrata, pues todos sabemos las típicas frases hechas, de gente sin conocimiento alguno, ignorantes total, sobre las vacaciones de los profesores, etc, eso, unido al "acoso y derribo" horroroso del que hemos, y seguimos siendo víctimas todos los empleados públicos, pues no está pagado una labor tan ejemplar, porque una de las cosas más importantes, y que más me preocupan, es la educación de nuestros hijos, eso, y su salud, por eso, y desde aquí, abogo por una educación y sanidad pública y de calidad, de todos, y para todos. Y deseo mostrar, desde mi humilde blog, mi apoyo incondicional a todos los empleados públicos, debida y perfectamente preparados, y cualificados para llevar a cabo la función asignada.

  Me enrollo como las persionas, pero es que es un tema muy importante, y no quería dejarlo pasar.

  Ahora sí, os presento las dos galletas que les hice a las profes de mis chiquinines.




 
 
   Me parecen una monada. Las intenté hacer parecidas, una, lleva melenita corta, y la otra melena larga, y a ambas, las hice una mini pizarra a la que no le falta la tiza y el borrador.
 
 En señal de agradecimiento, las profes están premiadas con un ramo de flores de unos colores muy especiales: Rojo, amarillo y morado ;) Y no falta el libro de mate, y de lengua, jeje...
 
  Les gustó mucho, y con clave de humor, la profe de Alberto me envió una nota a través del niño, en la que me decía que me concedía la medalla de honor a la mejor galleta, jeje... Me emocioné.
 
  Ya en otra ocasión creo que os enseñé otra profe que hice, pero bueno, os la enseño de nuevo,
 
 
 
 
   En esta ocasión la hice como más bohemia, con su gorrito y libro bajo el brazo, jeje... Pero muy rica también.
 
  Las galletas se las presenté en lo que yo llamo bolsitas "vip" para ocasiones especiales, unas que compré para eso mismo, para regalar en ocasiones determinadas. Pensé que era buena la ocasión, qué pena no tener una foto, porque quedaron muy bonitas, además, la acompañé de una tarjetita a conjunto con una frase que me encanta de "el viejo profesor" E. Tierno Galván, para una de ellas, y para la otra, con una de A. Eintein. Espero que les gustara.
 
 
 
 
  "El verdadero amor no es otra cosa que el deseo inevitable de ayudar al otro para que sea quien es".
 
  ¡Gracias a todos los profesores!
 
  ¡¡Besazos!!
 
  Siempre dulce cocinillas...
 



Tarta Hora de aventuras

 
 
  ¡Hoooola! Bueno, hoy, para variar, voy a enseñaros la tarta que le hice a mi niño, Alberto, por su cumpleaños. Siete añitos ya, como pasa el tiempo...
 
  Llevaba meses pensando qué tarta quería. No se terminaba de decidir, un día quería de "Doraemon", otro de "Monstruos SA", en fin...
 
  Al final quiso de los dibujos "Hora de aventuras" y sus amigos Finn y Jake.
 
 
 
 
  El piso de abajo está dividido entre el Reino del hielo, donde está el Rey Hielo y el pingüinito, entre montañas nevadas. Y la zona de "Chuchelandia", en donde está la princesa chicle y todas las chuches, pastelitos, tartas, etc.. 
 





 
 
   El Rey hielo:
 



 
    Chuchelandia:



 



  Me encanta esta parte de la tarta porque es toda la fantasía de un niño, un país repleto de chuches y caramelos. Tipo mi querido cuento "Hansel y Gretel" que me maravillaba de pequeña, pero en esta ocasión sin sobresaltos. Todo paz ;) ¡Jajajaja! 
 
  Los árboles son de algodón de azúcar, del que cuelgan manzanas fucsias, dulces, como no...
 
  Las tartas están expuestas en sus expositores altos, y una de ellas, que es una mini Layer Cake, con sus tres pisos, sus capas de relleno, y cubierta de fondant rosita. Qué ricas las mini porciones, en su platito con su mini cucharita.
 
  Globitos de colores, uno con forma del número "siete", los que cumple mi churrupito.
 
  Muuuuchas nubes de azúcar, regalices, en fin... Chuchelandia...
 
 
 
 
  Don Caramelo trajeado, jeje...
 
  ¡¡¿¿Y qué me decís de la familia Nube!!??  Poooor favor qué rico el bebé nube!
 
  Me preguntaron si eran compradas o estaban hechas de fondant. Como el resto de la tarta, son de fondant, súper fáciles de hacer. A un poquito de fondant blanco alargado redondo, se le rodea con una fina capa de fondant rosita, se envuelve bien, y posteriormente se hace un corte a cada lado, arriba, y abajo, para que se fuione más, y ya sólo queda hacerle las piernecillas y bracitos, y pintarles una carita graciosa.
 
  Al papá le hice una arruguita, para simular una tripilla, y tocándose la barriguilla, como saturado... Jajajaja! Le hicieron mucha gracia a mi niño pequeño, Eloy, que se los quería quedar de recuerdo para su habitación, pero que no pudo ser, pues visto y no visto, algún sobrino mío se los debío comer... ¡¡Nooooo!! ¡Qué penita! :(
 
 


 
 
  Platito de mini croissant y mini macarons, que no tienen nada que envidiar a los de las mejores pastelerías francesas... ¡¡Jajaja!!
 
 
 
 
  La parte de arriba de la tarta es de un verde que me encanta, y que me costó mucho conseguir tiñendo de azúl y amarillo, en donde están Finn Y Jake, abrazaditos como grandes amigos, y esto no es ningún problema porque Jake, el perro amarillo, tiene una elasticidad que me recuerda a los gadgetobrazo del Inspector Gadget, que me gustaba mucho de peque, jajaja!! Y por eso le abraza con su súper brazo elástico...
 
 
 
 
   Tampoco falta la consola, BMO, qué mona, me fijé bien en los dibujos para que no le faltara ninguna tecla, jeje... Ni por supuesto, la espada de Finn, que la pude hacer igual, pues los Reyes Magos le habían traído una el pasado año, así que esto fue sencillísimo.
 
 
 
 
  Como la parte de arriba simula un bosque, para darle colorido y alegría, le puse un arcoíris rodeado de mini nubes de azúcar, como si surgiera de la montaña, queda monísima la mariposita revoloteando alrededor...
 
 
 
 
  Le hice también un mini estanque, lago, o como queráis, con dos graciosos y chiquinines patitos.
 
  Diferentes tipos de árboles y florecillas, que me encantan, con su colorido y realismo...
 
  Y paseando por allí, la princesa Fuego, que es la que le gusta a Finn, el niño disfrazado de súper héroe, jajaja! Todo esto lo sé pues Alberto suele ver los dibujos, y me voy enterando de todo...
 
  Son unos dibujos que al principio no me hacían mucha gracia para los niños, pero a medida que he ido viéndolos, he descubierto, que además de imaginación, tienen puntos, que aunque podrían verse como para niños más mayores, son como la vida misma, como se oye hablar a todo el mundo por la calle, en fin... Que no se puede intentar hacer ver a los niños otro mundo que no es en el que estamos, ¿o no? Sin pasarse, claro, y sabiendo en todo momento lo que es para niños y lo que no...
 
 




 
 
   La base de la tarta la cubrí con goma-eva azul, la rodeé con cinta japonesa de estrellitas blancas, y por debajo pegué tul blanco y azul, para darle más fantasía a la tarta, y porque me encanta el tul, ¡jajaja!
 
  Parecen chorradas, y no digo que no lo sean, pero es cierto que a los niños los detalles así les encantan, porque en definitiva, la presentación final varía mucho.
 
  Aquí os dejo una foto de cuando estaba modelando los primeros personajes, Finn, Jake, que es el que mejor me quedó, y el Rey Hielo, que el pobre, como le tengo debajo de la cajita donde dejaba secar a los otros dos, parece enanito, jejeje... ¡Lo que me costó hacer al Rey! El más complicadillo de los tres, sin duda...
 
  Los muñecos, y la gran mayoría de las figuras, las moldeo con fondant mezclado con polvo de tilosa, para que se moldee mejor y seque antes. (Todo totalmente comestible)
 
 
 
 
  El piso grandote de abajo es un dummie, para los que no lo sepáis, es una tarta de poliespan, falsa tarta, como dicen, se utiliza para escaparates, exposiciones, etc, para no tener una tarta por dentro que se pueda poner mala, y así, decorada con fondant dura muchísimo tiempo y cumple su función.
 
  Yo, en este caso, la cubrí con dos capas de fondant blanco, porque la primera capa me quedó tan fina que no cubría las imperfecciones del poliespan, y decidí hacerle una segunda capa, para que quedara más lisita, y ya por encima fui añadiendo, todo de fondant, la decoración de las montañas, nubes, estrellas, y toda la zona de "chuchelandia".
 
  Lo hice así, pues Alberto me dijo que quería una tarta gigante, sí, estos niños se están volviendo muy exigentes, y tampoco íbamos a ser muchos los que la comiéramos, así que pensé hacer la parte de abajo de dummie, y la de arriba, que fuera la tarta real que nos comeríamos.
 
  Así que la tarta de arriba es un Layer Cake riquísimo. Para esta ocasión hice un brownie de chocolate blanco, bañado en almíbar de algodón de azúcar, relleno de mermelada de arándanos casera y ganache de chocolate con leche, cubierto del mismo ganache.
 
  Ahoro os pongo la receta, rápida y resumidamente, ya que quiero, antes de irnos de vacaciones, colgar el resto de las cosas que he hecho, para no irme sin enseñaros todo, todito, todo. Jeje...
 
  Os advierto que es un brownie inventado, mezclando las recetas del brownie, con la del bizcocho genovés, ya que es una tarta para decorar y cubrir con fondant, y necesito que tenga estabilidad y altura, sin dejar de estar jugoso.
 
 
    Receta de Brownie de Chocolate blanco "A mi manera" :
 
   Ingredientes para dos bizcochos:
 
  (Si sólo queréis hacer uno, o lo queréis más fino, dividir las cantidades)

  (Usé dos moldes de Layer Cake de 20 cm)
 
  - 240 grs. de chocolate blanco Postres Nestlé. (Como sólo tenía una tableta, usé 180 gr. de esta marca, más unos 50 - 60 gr. de chocolate blanco lindt con relleno de fresa)


  - 150 grs. de mantequilla.


  - 6 huevos.

 
  - 1 Yogur griego.

  - 200 grs. de azúcar. (De los cuales, 20 gr. eran de azúcar avainillado).

  - 1 cucharada sopera de vainilla en pasta, o la esencia que queráis.

  - 1 pizca de sal.

  - 210 grs. de harina de repostería.
 
  - Pepitas de chocolate blanco, negro, confeti comestible de colores, frutos secos, lo que queráis añadir...
 
  Derretimos el chocolate con la mantequilla en un cazo, a fuego, muy, muy lento, para evitar que se queme, cuando lleve un poco en el fuego se puede apagar, y con el calor que existe, y sin dejar de remover, se terminará de deshacer... Una vez hecho, reservamos.
 
  Batimos huevos y azúcar hasta blanquear, y vamos añadiendo poco a poco la mitad de la harina tamizada, a mitad del proceso, añado un yogur griego, la esencia de vainilla, y el resto de la harina.
 
  Añadir lo que queráis ahora, pepitas de chocolate, nueces, cualquier otro fruto seco, confeti de colores comestible si es un cumple infantil, lo que se os ocurra. Mover y mezclar con movimientos envolventes, y una vez engrasado el, o los moldes a utilizar, hornear a 180 º calor arriba y abajo, unos cuarenta minutos, o hasta que sale limpio el palillo.
 
  No antes de la media hora, pues hasta entonces está prohibido abrir la puerta del horno, pero si después de este tiempo, deberéis tapar el bizcocho con papel de horno, pues suele tostarse mucho por encima, y no queremos sabor a quemado para nada.
 
  Una vez hecho, sacar del horno, y dejar enfriar completamente en una rejilla.
 
  Es un bizcocho tan jugoso que no es necesario bañarlo en almíbar, yo si lo hice, pero como queráis.
 
  El almíbar que hice fue el clásico, calentar a partes iguales agua y azúcar, hasta que hierva, en esta ocasión le añadí esencia de algodón de azúcar, que tenía ganas de estrenar... No está mal, pero es un pelín dulce... Eso sí, deja un aroma buenísimo.
 
  Una vez bañado en el almíbar que queráis, lo rellenáis como más os guste, en este caso yo lo rellené de mermelada casera de frambuesas, y por encima de la capita de mermelada le puse otra capa generosa de ganache de chocolate, lo sé, muy dulce, pero bueno, contrarresta el dulzor del chocolate con la mermelada, que no la hago nada dulce, y si lo es no pasa nada, pues es una tarta infantil y a mis niños y sobrinos les encanta, y un día es un día, no siempre hacemos este tipo de dieta tan poco aconsejable.
 
  Una vez relleno, la cubrimos bien, dejándola bien lisita, para que al cubrir con fondant no queden imperfecciones... Yo la dejé reposar en la nevera, ya cubierta, de un día para otro. Y como se había quedado muy seco el ganache, y por temor a que no se pegara el fondant, la unté con la brocha, ligerísimamente, con un poquito del almíbar que me había sobrado. Y pegó perfectamente.
 
  Ya está hecho el bizcocho, ahora, lo divertido, ¡¡A decorar!!

 
 




 
  Os dejo una foto del corte de la tarta, que hice con el móvil, muy mal hecha por cierto, para que veáis el relleno.
 
 
 
 
   Como veis, siempre, debajo de cada tarta, le pongo una base dorada o plateada que venden para estos menesteres en todas las tiendas especializadas en repostería, así es más higiénico, y no roza la goma-eva con la que forro las bases grandes, en donde va apoyado todo el peso, que entre bizcochos, rellenos, y decorados, son tartas que pesan una barbaridad.
 
  Y antes de despedirme y dar por concluida esta entrada, no quiero dejar de felicitar, a mi chiquitín, Alberto, por su cumple, que aunque le hemos felicitado ya mil veces, espero, que cuando sea mayor, si puede aún verse este blog, vea lo que le quiere su mamá y las tartas que con tanto esfuerzo le hacía para sorprenderle, hacerle feliz, y lo mejor, lo feliz que me hace hacer todo esto, pues no hay mayor recompensa para mi que su cara de ilusión.
 
  Alberto, porque de todo lo vivido, de todo lo que esperas y deseas en la vida, no hay absolutamente nada en el mundo, en la vida, como queramos decirlo, que supere al amor que siento por ti, y por tu hermano.
 
  Porque, si por mi fuera, no existiría nada en este mundo que no te daría, ni sueño que no te dejara que se cumpliera, siempre y cuando te hiciera feliz, y no me refiero a cosas materiales banales, pues para mi, sois una dulce música que entona mi vida, me da fuerzas, me hace querer vivir por siempre y para siempre por vosotros, con sólo tener la recompensa de vuestra sonrisa.
 
 
 

 
   Uy, me he emocionado, jeje... A veces soy más pastelona que las tartas que hago... Jeje...
 
   De despedida, unas últimas fotos, y es que, cuando la terminé, y di los últimos toques de purpurina,  no podía dejar de hacer fotos desde todos los ángulos.
 
 
 
 
 
 
    Bueno, me despido ya, espero que os haya gustado la tarta. Y ya que a muchos niños les encantan estos dibujos, os pueda servir, si os animáis a hacérsela a vuestros peques, o no tan peques... Jeje...
 
   Gracias por leerme.
 
   ¡Millones de besazos!
 
   Siempre dulce cocinillas...
 
   

jueves, 27 de junio de 2013

Galletas... Dooora, Dooora, Dooora, ¡¡exploooraaadoooraaa!!



  ¡Hola! Seguimos con las galletas, y es que, ya os dije que había hecho un montón de ellas durante este mes, y no las había podido publicar por falta de tiempo.

  En esta ocasión hice a Dora la Exploradora. Unas, sólo de la cabecita, y la misma, pero encima de una galleta grandota, para poder ponerle estrellitas, adornando la galleta...


 
 
   La cara de Dora es sencilla de hacer, hay que darle un toque de colorcito a la piel, "café con leche", el pelo marrón oscuro, y ponerle unos ojos grandes, tirando a almendrados, y una gran pupila marrón.
 
 La boca se la podéis hacer con esteca, o como en el caso de la que está en medio, hacerle una media sonrisa y pintarle un poquito la lengua. Cuando la tengáis, la maquilláis un poquito con colorete comestible, y ya tendréis una galletita de la cara de Dora la Exploradora.
 
 
 
 
   Estas otras las hice con la técnica puzzle. Había comprado un cortador de Dora de cuerpo entero, y tenía ganas de estrenarlo, jeje...
 
  Hacer así una galleta, o una tarta, aunque no tiene ningún misterio, tiene "su aquel" y es que tienes que cuadrar los cortes de las piezas milimétricamente, y hay partes del cuerpo que no me terminan de convencer cómo quedan, pero bueno, poquito a poquito se va mejorando.
 
   La receta de la masa de las galletas, la que he usado últimamente, la del Blog de Bea.
 
  Y la decoración con fondant, y bueno, a modo de bordado de calcetines, y pulserita, perlitas de azúcar amarillas.
 
   Espero que os hayan gustado.
 
   Besazos para todos, y gracias por leerme.
 
   Siempre dulce cocinillas... 


Galletas... Hello Kitty, invierno, verano...



  ¡Buenas! Y sigo enseñándoos galletitas decoradas.

  En esta ocasión de la gatita preferida de muchas niñas, de Hello Kitty. Una de invierno, con su abriguito, pantalón y botas rosas, y el gorro floreado, a juego.

  Y la otra, de verano, lista para la playa, con su bañador azul, a conjunto con las sandalias...



   
  Es súper fácil de hacer, y se puede jugar a vestirla de diferentes formas. En el caso del bañador, lo punteé, y le fui añadiendo, bolita a bolita, perlitas de azúcar amarillas.


 
 
   Espero que os hayan gustado.
 
   ¡¡Besitos!!
 
   Siempre dulce cocinillas...


¡¡Monstruosas galletas!!



  ¡¡Hooola!! Os presento a Mike Wazowski y Sulley, de la peli "Monstruos University" o "Monstruos S, A"

 


 
 
 
  Celebramos el cumple de Alberto en el cine, viendo el estreno de esta peli, que nos encantó, y a cada amiguito invitado les puse en una bolsita, además de chuches y un zumo, una galletita de Sulley o de "Ojito Saltón", como le llamaba "su chica" en la peli "Monstruos, S.A,".
 
  En otra entrada os enseño las fotos de las bolsitas de cumple y lo que llevaban dentro, por si queréis ideas.
 
  La receta de la masa de galletas, la de casi siempre, la de el Blog de Bea, ya os he puesto el enlace en todas las entradas, pero bueno, aquí la tenéis, http://www.elrincondebea.com/2009/05/galletas-decoradas-i-la-masa.HTML
 
  En la entrada anterior os dije que pego la galleta al fondant con nocilla, que les encanta a los enanos, pero no os paséis, hay que untarla muy poquito, para que al poner el fondant, no sobresalga, quedaría fatal, y se ensuciaría el fondant y toda la decoración.
 
 


  A Sulley le puse un fondo azul, con pintas lilas, a modo de cuerpo, y le hice puntitos y ondas con ayuda de las estecas que uso para decorar con fondant, para simular el pelo. En la carita, a pesar de sus dientes monstruosos, no le falta un toque de bondad y dulzura, como el personaje, y es que me costó mucho no trasmitirlo en las galletas, y eso que intenté darle un aire de susto, pero nada, es tan entrañable el personaje, que es imposible que no se plasme hasta en una galleta, jeje...


 
 
  A Mike Wasowski le puse en algunas contento y riéndose, y en otras un pelín triste o preocupado, y es que me encanta, y disfruto un montón, haciendo este tipo de cosas, dejando plasmado, en la medida de lo posible, un poquito de vida, en cada cosa que hago...
 
  Qué majo "Ojito saltón" con esos bracillos delgaditos... Jeje...
 
  Son unas galletitas muy graciosas y, aunque laboriosas, como todo, sencillas de hacer...
 
  Gracias por vuestras lecturas y apoyo.
 
  Muuuuchos besos y ¡¡hasta muy pronto!!
 
  Siempre dulce cocinillas...
 
 
 
 

Galletas Angry Birds



  ¡Hoola! Seguimos publicando galletas decoradas, y es que he hecho un montón de ellas estos días.

  Estas de Angry Birds las hice a petición de mi peque, Alberto, que para su cumple las quería llevar a su clase, para repartirlas entre sus compis.

 


   Fueron un éxito, porque según me dijo Alberto, volaron, fue repartirlas y se las comieron en un santiamén. Jejeje, qué graciosos, con siete añitos que tienen, son aún muy pequeñajos...

  La receta, la de casi siempre, la de Bea, os dejo el enlace, http://www.elrincondebea.com/2009/05/galletas-decoradas-i-la-masa.HTML

  Son un éxito asegurado, la esencia de vainilla que yo uso, y que, para mi, es la mejor, es la de Madagascar, "Madagascar Bourbon" en pasta, me gusta mucho más, pues deja como pintitas marroncitas en la masa, y ese sabor inconfundible. Os la recomiendo.

  Para la decoración, fondant, lo pego a la galleta con nocilla. A mis niños les encanta...

  Se me ocurrió, para darle colorido, poner cartulinas de colores detrás de cada galleta, y después meterla en la bolsita, por detrás, mi niño, había puesto "Cumple Alberto" en cada galleta, ¡en las 24! Mala idea, lo de la cartulina, pues al cabo de un rato, estaban con lamparones de grasilla, de la mantequilla de las galletas... ¡¡Oooohhh!! Así que nada, a quitar cada galleta, y volver a envolverlas, ésta vez, sólo en sus bolsitas.










   Para no poner sólo el muñequito de Angry Birds, le hice como decorado césped debajo, con florecitas, y por arriba le puse estrellitas. Perdonar por el reflejo de las bolsitas al hacer la foto, no se aprecia igual, pero bueno.
 
   Son unas galletas muy sencillas de hacer, y que les gustarán mucho a todos los niños.
 
  




   Dentro de poco os enseño más cosas que he hecho estos días.

  Gracias por leerme, amigos.

  ¡Besos!
 
   Siempre dulce cocinillas...