Google+ Followers

jueves, 26 de septiembre de 2013

Tarta bebé para "Baby Shower"



  ¡Buuuenas! Y como lo prometido es deuda, aquí estoy para publicar la última de las tartas que he hecho.

  Una amiga le quería hacer una fiesta sorpresa a su hermana, para celebrar el inminente nacimiento de la pequeña Daniela.

  Y yo le hice la tarta para la "Baby Shower" que se iba a celebrar...

  A ver si os gusta, yo creo que sí, jeje:

 


  Me encanta hacer tartas de bebés, ¡son tan tiernos!... Y me encanta modelar todos sus detalles...
 
  En ésta ocasión, y a diferencia de la otra que hice para el bautizo de la pequeñina Rocío, "El sueño de mi niña" a la pequeña Daniela, la hice sentadita, y rolliza, que es como me gustan a mi los bebés, con un babero con su nombre, y unos "peleles - braguita" preciosísimos, que me costó un montón hacerlos, pero que me encanta el resultado...
 
  Os enseño una foto de la muñequita por detrás para que lo veáis bien:
 
 


  La tarta la rodeé simulando patchwork, al igual que la alfombrita en donde está sentada la nena.

  La tarta es un "bizcocho cremoso para cualquier ocasión" de "La Biblia de los pasteles", modificando un poco la receta para disminuir su dulzor.

  Vamos con el detalle y el paso a paso de la receta.

  Ingredientes:

  - 300 gr. harina de repostería, tamizada.

  - 260 gr. de azúcar.

  - 20 gr. de levadura, tipo Royal.

  - 160 gr. de mantequilla sin sal. A temperatura ambiente.

  - 6 yemas de huevo grandes. (Unos 115 gr.) A temperatura ambiente.

  - 1 taza de leche entera. (Aprox. unos 240 ml.) A temperatura ambiente.

  - 2 cucharaditas de esencia de vainilla.

  - Un pellizco de sal.


  ELABORACIÓN:

  Batir las yemas, junto con la vainilla y un cuarto de la taza de leche.

  Por otro lado, mezclamos los ingredientes sólidos, y añadimos, a continuación, la mantequilla (a trocitos) y el resto de la leche. Batir. Añadir la mezcla de los huevos y la leche (en 3 veces) y seguir batiendo, hasta que esté todo mezclado.

  Repartir la mezcla en el molde que vayáis a utilizar. Yo, en esta ocasión, usé dos moldes de Layer Cake de 20 cm. Y hornear, en horno precalentado a 175º - 180º, con calor arriba abajo, alrededor de 20 - 25 minutos. El tiempo, como siempre os digo, dependerá del molde utilizado. Podéis comprobar, pasados los primeros veinte minutos, si está hecho introduciendo un palillo y viendo si sale limpio. En ese caso ya está.

  Una vez hecho, dejar enfriar en el propio molde unos 10 minutos. Antes de desmoldarlos, separar los lados del bizcocho con una espátula o cuchillo fino, para evitar que se pegue. Desmoldarlo, y dejarlo enfriar sobre una rejilla un pelín engrasada.

  El truco que da el libro, y que os repito yo también, es que, para evitar que se agrieten, al ser bizcochos tan jugosos, es conveniente, que le deis de nuevo la vuelta, para que la parte de arriba quede en esa posición, arriba. Y una vez frío, envolverlos en film para su conservación.

  Si la vais a cubrir con fondant, es mejor dejarla reposar de un día para otro, para poder manipularlo bien.
 



  El almíbar que utilicé en esta ocasión fue uno sencillo de azúcar moreno y agua, a partes iguales, con esencia de algodón de azúcar. De todos modos, es un bizcocho muy tierno y jugoso, al que, si no queréis, no hace falta añadirle almíbar alguno. Yo lo hice porque cuando cubro las tartas con fondant, me quiero asegurar que se conserven jugosas y tiernas más tiempo. Pero es un bizcocho riquísimo para cualquier ocasión. Os lo recomiendo.

  El relleno de la tarta era de dulce de leche casero. Es muy sencillo de hacer, os lo explico:


  Dulce de leche casero.

  Ingredientes:

  - 1 litro de leche entera.

  - 300 gr. de azúcar.

  - 1/2 cucharadita de bicarbonato.

  - 1 cucharada de esencia de vainilla (Si es en pasta, mejor)


  Elaboración:

  En un cazo vertemos todos los ingredientes, mezclamos, y ponemos a fuego medio alto, al principio. Una vez mezclado, a fuego lento, sin dejar que llegue a hervir. 

  Ir removiendo hasta obtener una  textura espesa, que se conseguirá mas o menos en unas dos horas, dos horas y media.

  Qué pena que no tenga una foto de como me quedó, para que os hagáis una idea de la textura y el color.

  Para esta receta, sencillísima, lo único que se necesita es tiempo y paciencia. Pues estar moviendo durante dos horas con la cucharita de madera tiene su aquel... Jejeje... Pero bueno, yo, de vez en cuando, si tenía algo que hacer, lo bajaba al mínimo, dejaba de mover, y a la vuelta volvía a mover de nuevo...

  Tener en cuenta que al enfriarse también queda más espeso, por lo que sí, pasadas las dos horas iniciales, veis que ya tiene un colorcito marrón claro, caramelo, y la textura es tirando a espesa, mover un poco más y dejar enfriar. Cuando esté frio del todo habrá terminado de espesar.

  Nada tiene que ver este dulce de leche a los que compras hechos. Este es mucho más suave, es dulce, porque lo es, no hay duda, pero no es empalagoso como los que venden en las tiendas.

 


  Ya sabéis que las tartas fondant deben estar cubiertas, muy bien cubiertas y niveladas, eso es esencial, con la crema que más os guste. En esta ocasión la cubrí con ganaché de nutella. Os pongo la receta.

  Ganaché de Nutella:

  Ingredientes:

  - 180 gr. de nata para montar.

  - 200 gr. de Nutella (O la crema que más os guste)

  ELABORACIÓN:
 
  Vertemos en un cazo la nata, la ponemos al fuego, y cuando rompa a hervir, la apartamos, y añadimos la nutella. Mezclamos bien y dejamos que temple.
 
  Un consejo: Las ganaches, por norma general, es preferible prepararlas con antelación, para que de tiempo a que se enfríe bien, y coja una textura buena para poder extenderla sobre la tarta, y nivelarla. Lo conveniente es dejarla atemperar y meterla en el frigo de un día para otro, cuando vayamos a utilizarla, sacarla a temperatura ambiente, una hora o dos antes de usarla. Si no podéis dejarla de un día para otro, no pasa nada, una vez templada, meterla al frigo más o menos una hora, y después sacarla para que coja temperatura ambiente y se extienda mejor.
 
  Y ahora, que ya hemos terminado con todas las recetas, paso a lo que más me gusta, jeje, ¡enseñaros las fotos!
 
 


  Detalle del patchwork:



  Como la muñequita, el oso y los detallitos no los pegué a la tarta, para que la mami se los pudiera quedar de recuerdo, los iba moviendo de sitio, probando, a ver dónde quedaban mejor... Os enseño las fotos, para que la veáis por todos los ángulos...





















 
 
  Foto de los detallitos que iba terminando, los dados con el nombre del bebé, el bibe, el mini tete, (qué rico por favor), y el sonajero...
 




  Aquí la nena sin tete, cuando aún no había terminado de modelarla...





  Con el tete está más guapa yo creo, no?


 

  Y hasta aquí la entrada de hoy, sólo me queda añadir mis mejores deseos para la pequeña Daniela. Que sea una niña sana y feliz, rodeada de toda la gente que la quiere.
 
  Al resto, miiiiles de besos y hasta la próxima receta...
 
  Siempre dulce cocinillas...
 
 
 









































 

miércoles, 25 de septiembre de 2013

"Hora de aventuras"... Super chocolateada...



  ¡¡Hooola!! Hace ya unos días que hice esta tarta y alguna otra, pero por falta de tiempo no he podido publicarlas, así que, aprovechando que hoy puedo, a ver si me da tiempo a enseñaros esta y otra que hice...

  A los niños y niñas, les encantan estos dibujos de Jake, Finn, el Rey hielo, la princesa chicle, todos, de "Hora de aventuras", así que la tarta para el 10 º cumple de Gadea tenía que tratar de estos originales dibujos... Eso sí, tenía que ser entera de chocolate, requisito imprescindible, así que los chocolateros empedernidos, como yo, jeje, atentos a la receta...

  Antes os enseño la tarta, ok?

 


   Paso a detallar la receta de la tarta de chocolate, receta que he modificado un poco, del libro "La Biblia de los Pasteles" mi última adquisición, la cual, me encanta, y quise estrenar el libro haciendo este "Bizcocho cremoso de chocolate perfecto", totalmente americano, jeje... Así, tal cual, se llama en el libro.

   Ingredientes:

  - 65 gr. Cacao puro sin azúcar, tipo Hershey o Valor.

  - 240 ml. de agua hirviendo.

  - 1 cucharada de esencia de vainilla (Si es en pasta, mejor)

  - 3 huevos grandes.

  - 240 gr. harina de repostería tamizada.

  - 300 gr. azúcar blanquilla.

  - 1 sobrecito de 15 gr. de levadura, tipo Royal.

  - 225 gr. de mantequilla sin sal, a temperatura ambiente.

  - una cucharadita de postre de sal.


  Elaboración:

  Primero deshacemos el cacao en el agua hirviendo, y dejamos enfriar.

  Batimos los huevos con la esencia de vainilla y con una tercera parte de la mezcla de cacao.

  Por otro lado, mezclamos los ingredientes sólidos, y con batidora de varillas, batimos durante unos segundos. Añadimos la mantequilla troceada y la mezcla de cacao restante. Volvemos a batir hasta lograr mezclar todo.

  Añadir la mezcla de los huevos y el cacao en tres veces, batiendo unos 20 seg. aprox. cada vez que incorporamos la mezcla.

  Repartir la mezcla en el molde que vayamos a utilizar. En ésta ocasión yo usé dos moldes Layer Cake de 20 cm.

  Introducimos al horno precalentado, 175º - 180º, con calor arriba y abajo.

  El tiempo de horneado va a depender del molde utilizado, no es lo mismo usar un solo molde de tarta, que, como en mi caso, usé dos bajitos, y en este caso, los tuve unos 20 minutos.

  Una vez hecho, dejamos enfriar, en el mismo molde, sobre una rejilla, unos diez minutos aprox. Y pasado este tiempo, lo dejamos enfriar del todo dándole la vuelta.

  Un consejo que da el libro, y que os trasmito, porque en bizcochos como este, tan jugosos, suele pasar, es que, una vez dado la vuelta, es conveniente volver a dársela, de modo que la costra de arriba quede boca arriba, no sé si me entendéis, para evitar que se rompa. Y pasado un rato, envolverlos en film para conservarlos.

  Como siempre digo, es conveniente, si los vais a cubrir con fondant, como era mi caso, dejarlos de un día para otro.

  Os pongo unas fotos más, y os detallo la buttercream de chocolate, del relleno y la cobertura.


  La princesa chicle felicitando a Gadea por su décimo cumple: (La velita de la mini tarta era de verdad)



  El Rey hielo:



  Finn, la consola BMO (Qué riiiicaaaa, taaaan chiquininaaa), y Jake:







  Y ahora vamos con la receta del relleno.


  Buttercream de chocolate con leche con un toque de Nutella 

  (Mamma mía, qué bomba de chocolate para el cuerpo... Jejeje, pero qué rica está)

  Ingredientes:

   - 250 gr de mantequilla sin sal.
    
   - 250 gr de azúcar glass.

   - 1 cucharada de cacao sin azúcar, (Hershey o Valor)

   - 3 cucharadas grandes de Nutella. (O Nocilla, o la crema de cacao que más os guste)

   - Un poco de leche entera. (Sólo si es necesario)


  Elaboración:

  Batimos la mantequilla con el azúcar hasta que quede cremoso. Podemos añadir un poco de leche, si vemos que queda muy espesa, yo añadí un poco.

  Por último, añadimos la Nutella y volvemos a batir hasta que quede una mezcla muy cremosa y homogénea.

  Ya tenemos lista la buttercream. ¡Está deliciosa!

  Esta tarta va muy bien con un almíbar ácido de moras, de fresas, de frambuesas, y una pequeña capa de mermelada o compota de las mismas variedades, antes del buttercream. Pero en esta ocasión, como tenía que ser solo de chocolate, pues nada, sólo lleva de relleno y de cobertura esta buttercream.


  ¿Unas fotos más?

 





















  Y aquí la última foto, ya en su caja, y con unos globos en el cielo, que se me ocurrió ponerle a última hora. Creo que quedaron muy bien.


 

 
  Y hasta aquí... ¡¡La súper tarta de chocolate, con relleno de chocolate y cobertura de chocolate!!

  Espero que a Gadea le gustara tanto como a mi hacerla. ¡Felicidades, guapetona!

  Y a vosotros, lo de siempre, muuuuchos, y ¡¡duuuulces beeeesooos!!

  Siempre dulce cocinillas...






 

 

Rosas de terciopelo rojo... Red Velvet...



  ¡Hola de nuevo!

  Os presento la famosísima receta americana "Red Velvet Cake", anteriormente ya publiqué otra tarta "terciopelo rojo" Tarta pecado "Red Velvet" Pero en esta ocasión varía un pelín la receta, también os voy a detallar los dos tipos de buttercreams que lleva, uno para rellenar, y otro distinto, más consistente, para hacer las rosas, así que voy a enseñaros, paso a paso, la receta entera...

  Primero os muestro la tarta:

 
 
 
  Y ahora vamos ya con la receta,
 
   Ingredientes:
 
  - 350 gr. harina normal, o de repostería.
 
  - 250 gr. de azúcar.
 
  - 40 gr. cacao en polvo sin azúcar (El preferido, Hershey, pero podéis utilizar Valor)
 
  - 1 cucharadita de postre de bicarbonato.
 
  - 240 ml. de aceite de oliva (suave).
 
  - 240 ml. Buttermilk (ahora os enseño como prepararlo casero).
 
  - 2 huevos grandes. (A temperatura ambiente)
 
  - 1 ó 2 cucharadas de colorante alimentario rojo (Yo tengo uno de Wilton que se llama "rojo cochinilla" y, según me dijeron en la tienda americana donde lo compré, es el que se usa para el Red Velvet).
 
  - 1 cucharadita de extracto de vainilla.
 
  - Una pizca de sal.
 
  - 1 sobrecito de cada color de gasificante de repostería. (Son esos sobres que venden en Mercadona, por ejemplo, que uno es blanco, el acidulante, y otro, morado, el gasificante).
 
  Nota: Si no tenéis los sobrecitos gasificantes podéis substituirlos por una cucharadita de vinagre, que es lo que se suele emplear en la Red Velvet Layer Cake, pero a mi, particularmente, me gusta más como queda el bizcocho con los sobrecitos, me parece que queda mejor. Pero vamos, si no tenéis, os quedará genial con la cucharadita de vinagre. Si os decantáis por esta opción tenéis que añadirlo junto con los ingredientes húmedos, tal y como explico en la elaboración de la receta.
 
 
   Elaboración paso a paso:
 
 
  Precalentar el horno a 175 - 180 º calor arriba, abajo.
 
  Primero haremos el buttermilk casero, que es muy sencillo, y le da mucha jugosidad al bizcocho.
 
  En un tazón de unos 240 ml de leche añadimos una cucharada de zumo de limón o de vinagre. Yo prefiero el zumo de limón, y siempre lo hago así. Removemos un poco, y dejamos reposar unos diez minutos a temperatura ambiente. Y ya tenemos el buttermilk hecho.
 
  Batimos los ingredientes húmedos: Aceite, buttermilk y huevos, un minuto. (Y el vinagre, en caso de emplearlo, en vez de los sobrecitos gasificantes) Añadimos el colorante rojo y volvemos a batir otro minuto.
 
  Por otro lado, mezclamos los ingredientes sólidos, previamente tamizados: Harina, azúcar, sal, cacao, bicarbonato y los dos sobres de gasificante.
 
  Ahora toca ir añadiendo la mezcla sólida a la líquida, poco a poco y en tres veces. Añadimos la primera parte y batimos lo justo hasta que está integrado en la mezcla, y así, sucesivamente, las tres veces, hasta terminar de mezclarlo todo, y sin batir demasiado.
 
  Repartir la mezcla en los tres moldes de Layer Cake, repartiendo con cuidado la mezcla, para que nos quede pareja, o si no se dispone de estos moldes, se reparte en el que tengáis, y ya después de horneado lo podéis abrir en dos partes para rellenarla...
 
  Hornear unos quince/veinte minutos cada molde, o en el caso de que lo hayáis horneado todo en un solo molde, hornear unos cuarenta minutos. Ya vais viendo si está hecho con el truquillo de siempre, metiendo un palillo y que salga limpio.
 
  Una vez listos, dejamos enfriar en el molde de cinco a diez minutos, y después de este tiempo, desmoldarlo dándole la vuelta y dejándolo enfriar del todo sobre una rejilla.
 
  Lo ideal es, rellenarlo y decorarlo al día siguiente, y hasta entonces cubrirlo con film transparente. Si no podéis esperar, al menos dejarlo enfriar del todo.
 
 
  Ingredientes del "Buttermilk de Queso cremoso y mascarpone":
 
 
  - 250 gr. queso cremoso tipo Philadelphia. (No puede ser light)
 
  - 250 gr. queso mascarpone.
 
  - 300 gr. azúcar glass tamizado.
 
  - 200 gr. mantequilla sin sal, a temperatura ambiente.
 
  - 1 cucharadita de extracto de vainilla (A ser posible, en pasta)
 
 
  Elaboración paso a paso:
 
 
  Batir, con la batidora de varillas, la mantequilla y el azúcar. Una vez cremoso, añadir los quesos fríos, sacados en ese momento del frigo, y batir bien hasta casi, casi, montarlo.
 
  Esta crema la he usado únicamente para rellenar y cubrir la tarta. Para hacer las rosas también podéis utilizarla, pero dada la temperatura de ahora, que aún hace calor, no quise arriesgarme, y preferí hacer otra buttercream más contundente y no menos rica, ahora os detallo la receta.
 
  Si cuando la hagáis ya no hace calor y quisierais hacer esta misma crema para todo, os recomiendo hacer más cantidad, pues a mi, con esta, me llegó para rellenar y cubrir la tarta. No me sobró nada.
 
  Os enseño las fotos de cuando la estaba rellenando:
 
 



 
 
 
  Y ahora las fotos de cuando la iba cubriendo:
 
 
 
 
 
 
 
 
  Llegados a este paso, la metemos en la nevera, y podemos ir preparando el otro buttercream...
 
 
  Ingredientes del Buttercream de chocolate blanco y queso cremoso:
 
 
  - 250 gr. azúcar glass tamizado.
 
  - 350 gr. mantequilla sin sal, a temperatura ambiente.
 
  - 180 gr. de chocolate blanco postres.
 
  - Una tarrina de 250 gr. de queso blanco cremoso, tipo Philadelphia. (Y como en el otro caso, no puede ser light)
 
 
  Elaboración paso a paso:
 
  Derretir el chocolate blanco en el microondas, muy poquito a poco, a intervalos de 20/30 segundos, para que no se queme, y moviéndolo cada vez que lo sacamos del micro. Una vez derretido, dejar enfriar.
 
  Batir, con la batidora de varillas, la mantequilla y el azúcar, hasta que quede cremoso, añadir el queso frío, y seguir batiendo. Después añadimos el chocolate, batimos un poco más, hasta que esté todo integrado.
 
  Dejar enfriar una horita en el frigo, y poner la crema en la manga pastelera con la boquilla 1M de rosas, y ya ir decorando a nuestro gusto.
 
 





  Esta crema está buenísima, incluso llevando chocolate blanco, no es excesivamente dulce, sólo lo suficiente para que se te quede un buen sabor de boca. No sabría decir cual de las dos cremas me gusta más...




 
   Las rosas con manga pastelera son sencillas de hacer. Si habéis decorado cupcakes con esta boquilla ya sabéis hacerlas...
 
  Empezamos por el centro, y continuamos girando en el sentido de las manecillas del reloj.
 
  Previamente, y antes de comenzar a hacer los rosetones, es conveniente que tengamos cubierta la tarta (como veis en las fotos de arriba) para que no se vean pequeños sitios sin cubrir. De todos modos, si alguna os sale un poco mal, podemos hacer otro encima, para que nos quede tipo ramo. Ir probando, no es tan complicado... Yo después la decoré con perlas plateadas de azúcar.
 
  Y ahora unas fotos del corte:
 
 



 
 
 
 
 
  Es una tarta muy elegante, el contraste del rojo - granate cuando se corta, con el blanco - beige del buttercream de fuera, gusta mucho y queda genial.
 
  Sobre el sabor deciros que el buttermilk le da una jugosidad increíble, y el sabor del Red Velvet no es dulzón, pero muy apetitoso, y con la combinación de estos dos buttercream se hace irresistible. Todos los que hayáis probado los frosting y cremas de queso lo sabéis de sobra...
 
  Y ya está detalladita, paso a paso, la tarta. Sólo me queda felicitar a Marta por su cumpleaños, y mandarla muchos besos. No sabéis cuando me alegro por "estar presente" siempre en vuestras celebraciones... ¡¡Muuuuuacks!!
 
 
 
 
  Hasta dentro de muy poquito con otra tarta...
 
  ¡Un besazo muy dulce!
 
  Siempre dulce cocinillas...