Google+ Followers

jueves, 26 de septiembre de 2013

Tarta bebé para "Baby Shower"



  ¡Buuuenas! Y como lo prometido es deuda, aquí estoy para publicar la última de las tartas que he hecho.

  Una amiga le quería hacer una fiesta sorpresa a su hermana, para celebrar el inminente nacimiento de la pequeña Daniela.

  Y yo le hice la tarta para la "Baby Shower" que se iba a celebrar...

  A ver si os gusta, yo creo que sí, jeje:

 


  Me encanta hacer tartas de bebés, ¡son tan tiernos!... Y me encanta modelar todos sus detalles...
 
  En ésta ocasión, y a diferencia de la otra que hice para el bautizo de la pequeñina Rocío, "El sueño de mi niña" a la pequeña Daniela, la hice sentadita, y rolliza, que es como me gustan a mi los bebés, con un babero con su nombre, y unos "peleles - braguita" preciosísimos, que me costó un montón hacerlos, pero que me encanta el resultado...
 
  Os enseño una foto de la muñequita por detrás para que lo veáis bien:
 
 


  La tarta la rodeé simulando patchwork, al igual que la alfombrita en donde está sentada la nena.

  La tarta es un "bizcocho cremoso para cualquier ocasión" de "La Biblia de los pasteles", modificando un poco la receta para disminuir su dulzor.

  Vamos con el detalle y el paso a paso de la receta.

  Ingredientes:

  - 300 gr. harina de repostería, tamizada.

  - 260 gr. de azúcar.

  - 20 gr. de levadura, tipo Royal.

  - 160 gr. de mantequilla sin sal. A temperatura ambiente.

  - 6 yemas de huevo grandes. (Unos 115 gr.) A temperatura ambiente.

  - 1 taza de leche entera. (Aprox. unos 240 ml.) A temperatura ambiente.

  - 2 cucharaditas de esencia de vainilla.

  - Un pellizco de sal.


  ELABORACIÓN:

  Batir las yemas, junto con la vainilla y un cuarto de la taza de leche.

  Por otro lado, mezclamos los ingredientes sólidos, y añadimos, a continuación, la mantequilla (a trocitos) y el resto de la leche. Batir. Añadir la mezcla de los huevos y la leche (en 3 veces) y seguir batiendo, hasta que esté todo mezclado.

  Repartir la mezcla en el molde que vayáis a utilizar. Yo, en esta ocasión, usé dos moldes de Layer Cake de 20 cm. Y hornear, en horno precalentado a 175º - 180º, con calor arriba abajo, alrededor de 20 - 25 minutos. El tiempo, como siempre os digo, dependerá del molde utilizado. Podéis comprobar, pasados los primeros veinte minutos, si está hecho introduciendo un palillo y viendo si sale limpio. En ese caso ya está.

  Una vez hecho, dejar enfriar en el propio molde unos 10 minutos. Antes de desmoldarlos, separar los lados del bizcocho con una espátula o cuchillo fino, para evitar que se pegue. Desmoldarlo, y dejarlo enfriar sobre una rejilla un pelín engrasada.

  El truco que da el libro, y que os repito yo también, es que, para evitar que se agrieten, al ser bizcochos tan jugosos, es conveniente, que le deis de nuevo la vuelta, para que la parte de arriba quede en esa posición, arriba. Y una vez frío, envolverlos en film para su conservación.

  Si la vais a cubrir con fondant, es mejor dejarla reposar de un día para otro, para poder manipularlo bien.
 



  El almíbar que utilicé en esta ocasión fue uno sencillo de azúcar moreno y agua, a partes iguales, con esencia de algodón de azúcar. De todos modos, es un bizcocho muy tierno y jugoso, al que, si no queréis, no hace falta añadirle almíbar alguno. Yo lo hice porque cuando cubro las tartas con fondant, me quiero asegurar que se conserven jugosas y tiernas más tiempo. Pero es un bizcocho riquísimo para cualquier ocasión. Os lo recomiendo.

  El relleno de la tarta era de dulce de leche casero. Es muy sencillo de hacer, os lo explico:


  Dulce de leche casero.

  Ingredientes:

  - 1 litro de leche entera.

  - 300 gr. de azúcar.

  - 1/2 cucharadita de bicarbonato.

  - 1 cucharada de esencia de vainilla (Si es en pasta, mejor)


  Elaboración:

  En un cazo vertemos todos los ingredientes, mezclamos, y ponemos a fuego medio alto, al principio. Una vez mezclado, a fuego lento, sin dejar que llegue a hervir. 

  Ir removiendo hasta obtener una  textura espesa, que se conseguirá mas o menos en unas dos horas, dos horas y media.

  Qué pena que no tenga una foto de como me quedó, para que os hagáis una idea de la textura y el color.

  Para esta receta, sencillísima, lo único que se necesita es tiempo y paciencia. Pues estar moviendo durante dos horas con la cucharita de madera tiene su aquel... Jejeje... Pero bueno, yo, de vez en cuando, si tenía algo que hacer, lo bajaba al mínimo, dejaba de mover, y a la vuelta volvía a mover de nuevo...

  Tener en cuenta que al enfriarse también queda más espeso, por lo que sí, pasadas las dos horas iniciales, veis que ya tiene un colorcito marrón claro, caramelo, y la textura es tirando a espesa, mover un poco más y dejar enfriar. Cuando esté frio del todo habrá terminado de espesar.

  Nada tiene que ver este dulce de leche a los que compras hechos. Este es mucho más suave, es dulce, porque lo es, no hay duda, pero no es empalagoso como los que venden en las tiendas.

 


  Ya sabéis que las tartas fondant deben estar cubiertas, muy bien cubiertas y niveladas, eso es esencial, con la crema que más os guste. En esta ocasión la cubrí con ganaché de nutella. Os pongo la receta.

  Ganaché de Nutella:

  Ingredientes:

  - 180 gr. de nata para montar.

  - 200 gr. de Nutella (O la crema que más os guste)

  ELABORACIÓN:
 
  Vertemos en un cazo la nata, la ponemos al fuego, y cuando rompa a hervir, la apartamos, y añadimos la nutella. Mezclamos bien y dejamos que temple.
 
  Un consejo: Las ganaches, por norma general, es preferible prepararlas con antelación, para que de tiempo a que se enfríe bien, y coja una textura buena para poder extenderla sobre la tarta, y nivelarla. Lo conveniente es dejarla atemperar y meterla en el frigo de un día para otro, cuando vayamos a utilizarla, sacarla a temperatura ambiente, una hora o dos antes de usarla. Si no podéis dejarla de un día para otro, no pasa nada, una vez templada, meterla al frigo más o menos una hora, y después sacarla para que coja temperatura ambiente y se extienda mejor.
 
  Y ahora, que ya hemos terminado con todas las recetas, paso a lo que más me gusta, jeje, ¡enseñaros las fotos!
 
 


  Detalle del patchwork:



  Como la muñequita, el oso y los detallitos no los pegué a la tarta, para que la mami se los pudiera quedar de recuerdo, los iba moviendo de sitio, probando, a ver dónde quedaban mejor... Os enseño las fotos, para que la veáis por todos los ángulos...





















 
 
  Foto de los detallitos que iba terminando, los dados con el nombre del bebé, el bibe, el mini tete, (qué rico por favor), y el sonajero...
 




  Aquí la nena sin tete, cuando aún no había terminado de modelarla...





  Con el tete está más guapa yo creo, no?


 

  Y hasta aquí la entrada de hoy, sólo me queda añadir mis mejores deseos para la pequeña Daniela. Que sea una niña sana y feliz, rodeada de toda la gente que la quiere.
 
  Al resto, miiiiles de besos y hasta la próxima receta...
 
  Siempre dulce cocinillas...
 
 
 









































 

6 comentarios:

  1. ¡Ganadora PRIMER PREMIO tarta de fondant MADRID FASHION CAKE!
    A ver si Ruth cuelga su tarta ganadora, os impresionará...
    ¡Te lo mereces, eres genial!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Graaacias!! Me encantan vuestros comentarios. Muacks!!

      Siempre dulce cocinillas...

      Eliminar
  2. Enhorabuena por ganar en Madrid fasion cake con tu preciosa tarta. buen trabajo. con tu permiso me quedo por aquí. un abrazo.

    ResponderEliminar