Google+ Followers

martes, 24 de diciembre de 2013

Turrón de chocolate crujiente...


¡¡Hoooola!!

Os muestro una receta rápida, y súper sencilla, para preparar vuestro propio turrón de chocolate casero.




   Ingredientes:

  1 tableta de chocolate con leche, de avellanas (Aprox. 150 gr.) ; 1 tableta de chocolate con leche, de almendras (Aprox. 150 gr.) ; 150 gr. de chocolate postres (Yo he usado Nestlé.) ; 60 gr. manteca de cerdo; 70 gr. de cereales inflados (Yo he usado choco krispies.)




  Notas:

  Yo he usado chocolate con leche, Nestlé, de trocitos de avellanas, y nueces, pero, podéis usar unas tabletas de chocolate con leche normal, y añadir, a parte, los frutos secos que más os gusten, troceados, o enteros, según vuestra preferencia... Este turrón admite cualquier cambio...

  Si no tenéis manteca de cerdo, podéis, en su lugar, usar mantequilla, pero, ni da el mismo brillo al turrón, y además, le aporta algo de sabor, cosa que la manteca no. Pero vamos, podéis hacerlo con mantequilla sin problemas...

  Los cereales pueden ser los que más os gusten, siempre y cuando sean del tipo arroz inflado. Para darle ese toque, tipo, turrón de chocolate crujiente.

 
  Elaboración:

  Ponemos todo el chocolate en una cazuela, y lo vamos deshaciendo, al baño maría, a fuego bajo, con cuidado que no se nos queme...

  Cuando ya lo tenemos todo mezclado y deshecho, añadimos la manteca de cerdo, blandita (la podemos sacar del frigo media horita antes) y la partimos en trocitos pequeños, y movemos, hasta que se deshaga del todo.

  Apartamos el fuego, y añadimos a la mezcla los choco krispies, o el arroz inflado que queramos usar...

  Mezclamos bien.

  Vertemos la mezcla en un envase alargadito, que es el que dará forma de tableta de turrón.

  Vienen muy bien los moldes de silicona, pues se desmolda perfectamente, pero si no tenéis, buscar uno que tenga más o menos la forma que busquéis, y que podáis, después, desmoldar con facilidad...

  Dejamos reposar unas horas, o, casi mejor, de un día para otro...

  Sí sólo disponéis de unas horas, al menos, las dos primeras, dejarlo en el frigo, y después, a temperatura ambiente, siempre y cuando en vuestra casa no haga un calor excesivo...

  Desmoldáis, ¡y listo!

  Para disfrutar bien del sabor, debe estar, al menos, una hora, a temperatura ambiente, antes de servirlo...




     Ya lo tenéis... ¿Habéis visto que más fácil, es imposible?

 
 







  Bueno, espero que os animéis a hacerlo, porque, como veréis, es súper fácil, no cuesta nada, y la satisfacción de decir que lo habéis hecho vosotros, no tiene precio... ;)

  ¡¡Feliz Navidad!!

  Siempre dulce cocinillas...


 

No hay comentarios:

Publicar un comentario