Google+ Followers

sábado, 29 de junio de 2013

Tarta Dora, la exploradora.



  ¡Buenas!

  Os presento una tarta muy bonita, con unos personajes entrañables.

  ¡Dora la exploradora!




  Esta tarta me la encargaron Sonso y su chico, para la sobrina de él. Y, según me contaron, le gustó mucho. ¡Cuánto me alegro!

  Unos días antes de hacer la tarta empecé a hacer los personajes, para que se fueran secando, y no estar pillada a última hora, que iba a tener jaleo, pues tenía que tener esta tarta, y la de "Hora de aventuras" de mi hijo Alberto, para el mismo día.

  Pero, planificándose bien, no hay mayor problema, me dio tiempo a todo...  :)

  Es buena idea modelar los personajes días antes, pues es lo que más entretiene.

  Os enseño los muñequitos que hice, a Dora, por supuesto, que fue la primera que hice, y de la que estoy contenta con el resultado final, pues no le falta detalle, parece una muñequita de verdad, y bueno, lo es, pero de azúcar. Jejeje...

  Para modelarla me fijé de un tutorial que vi en internet de modelado de figuritas de porcelana, me sirvió de gran ayuda, porque, aunque yo lo haga con fondant y polvo de tilosa, las ideas siempre valen.

  Las zapatillitas llevan velcros, la suela rosa, como la de verdad, y los calcetines amarillos el bordado, que lo hice con un cortador de flor, y marcándolo con una esteca.

  Cada pieza la iba dejando secar por separado. Después hice las piernecillas, el short, la camiseta y sus bracitos, la mochila, paso a paso.

  La cara es lo que más me costó, y es que es mucho más fácil modelar a un animalito, y no a un personaje, en azúcar, y que se parezca al de los dibujos. Pero bueno, al final, y después de varios retoques lo conseguí.

  Después de Dora hice a Botas, el monito amigo de la niña, del que estoy muy orgullosa del resultado, pues me quedó bastante bien, jeje, aunque quede mal que lo diga yo... Jejeje...

  Swiper, el zorro ladrón de la serie, jeje, que lo hice con su pañuelo de ladronzuelo, y riéndose, jeje...

  Y por su puesto no podía faltar el mapa, las estrellitas, y la mochila de Dora.




 
  La mini tarta que le hice me encanta, es de chocolate, con una gruesa capa de fresa en medio, y por encima lleva muchas fresitas, que las hice una por una, y es que me encanta modelar cosas diminutas, ¡¡son tan ricas!! ¿Qué os parecen las figuritas? ¿Me quedaron bien? Jejeje...

  También le hice un globo en forma de tres, los años que cumplía la niña, con un cordoncito, como si hubiera salido volando...

 


  No me digas qué monada la mini tarta, con su velita de verdad en medio, y en lo alto de su expositor se ve aún más bonita...

  La tarta está cubierta de fondant verde, simulando una pradera, en la que hice un mini lago con patitos, al que se llega por un caminito de piedras de chocolate.

  Le hice muchos árboles, de diferentes formas y colores, con muuuchas flores y mariposas. Y por su puesto un maravilloso, alegre, y colorido arcoíris...

 


 
 
   El bizcocho de la tarta era un Genovés de chocolate blanco, empapado de almíbar de vainilla,  relleno de mermelada de arándonos y frambuesas casera, la primera capa, y con un segundo relleno de ganache de chocolate. La cobertura era también de ganache de chocolate con leche.
 
  Las recetas las he puesto ya varias veces en el blog, así que podéis consultarlas. Os dejo un enlace donde explico paso a paso la receta del bizcocho genovés de chocolate blanco.
 
  Es un bizcocho que me gusta mucho hacerlo, y suele agradar a todo el mundo, chocolatero, o no.
 
  Os pongo unas cuantas fotos más para que veáis la tarta desde diferentes ángulos.
 
 


 





 
 
   Ya sabéis que me gusta forrar la base de la tarta, en este caso de un verde muy llamativo, que rodeé con cinta verde también, y al que, a modo de decorado, le puse una mini valla verde de madera. Creo que queda muy original, ¿No?
 
 
 
 
  Y ya aquí envuelta en celofán de topitos blancos, lista para llevar. Se aprecia el nombre de la "cumpleañera" que se me ocurrió ponerlo a última hora en la base de la tarta. Así queda más personalizada...
 
 

 
 
  Y ya me voy a despedir hasta después de unos días de vacaciones, en los que me voy a  descansar, y a disfrutar de la playa y de la familia.
 
  No quiero dejar de dedicar esta entrada a Sonsoles y a Aurelio, su chico, que me encanta y me cae fenomenal, además de por ser buena persona, divertido y simpático, porque noto que mi amiga Sonsoles, cuando está con el, es ella misma, y eso es muy importante, sobre todo, porque restar algo de personalidad a mi queridísima amiga debería estar penado, jaja, pues no he visto un carácter tan atractivo en la vida. ¡Jajaja!
 
  Estas parejas, que se permiten su propio espacio, y que se llevan tan bien suelen funcionar. ¡Ojalá! Os deseo lo mejor, de verdad. ¡Muacks para los dos!
 
  Y a vosotros, queridos lectores, solo me queda desearos un feliz verano, tengáis o no vacaciones, mejor si las tenéis, está claro, pero si no, intentar ser, aunque sea, un poquito felices, que con la que está cayendo no es tarea fácil.
 
  ¡Muuuuacks! y ¡requetemuuuacks!
 
  Siempre dulce cocinillas...
 
 


No hay comentarios:

Publicar un comentario